lunes, 27 de junio de 2011

Después nos hemos vuelto a ver alguna vez y siempre igual, como dos extraños más que van quedándose detras y este extraño se ha entregado, hasta ser como las palmas de tus manos y aún sabiendo que mentías me callé y me preguntas si te amé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario